De lifestyle a experiencial: la evolución que necesita tu marca turística

 

¿Por qué el lifestyle ha sido una tendencia tan importante en el mundo del marketing? La respuesta es bastante simple: asociación de marca.

 

Cuando te diriges a un target por el estilo de vida que tiene o el estilo de vida que aspira a vivir estás creando una vía de conexión más personalizado. De esta manera, cuando se pregunta ¿ porqué debería comprar este producto?, generamos una confianza unida a esa conexión que consigue que ese target se decida por tu marca y no por la competencia.

Muchas marcas han implementando esta tendencia en sus estrategias de marketing. Marcas que se trabajan mucho más que su denominación o la identidad gráfica que la representa visualmente. Una marca lifestyle también es la percepción que los clientes tienen de ella, lo que piensan de ella, lo que sienten hacia ella.

En un mundo globalizado como en el que nos ha tocado vivir, es relativamente fácil fabricar productos idénticos, lo que hace que las marcas pierdan fuerza. Por eso, con el objetivo de incrementar sus ventas, las marcas tienen que buscar otros vínculos emocionales con sus clientes, ir más allá y convertirse, en algunos casos, en Lifestyle Brands.

 

starbucks

 

Basta con fijarnos en muchas de las marcas que consumimos de forma diaria y habitual y ver después los esfuerzos económicos que llevan a cabo en el área de branding. Marcas como Ikea, Nike, Apple, Starbucks… se conectan con nuestro estilo de vida más allá de la utilidad de los propios artículos que venden.

Estas marcas hace tiempo que adquirieron el estatus de Lifestyle Brand, ya que alcanzan una dimensión emocional que no todas poseen, llegando incluso a generar un sentimiento de pertenencia al grupo entre sus clientes, o acompañándolos en su día a día.

Algunas incluso logran pasar de ser marcas para un nicho específico, a ser marcas más generales gracias al hecho de alcanzar este estatus. Por ejemplo Quicksilver, que originalmente se centraba en surfistas y que ahora vende un estilo de vida playero e idílico. O Puma, que pasó de hacer botas de fútbol a vender un estilo de vida deportista a gente que no practica ningún deporte

 

 

Centrándonos en el sector turístico

Vemos como antiguamente las aerolíneas simplemente te llevaban del punto A al punto B, los hoteles te ofrecían un lugar para descansar por la noche. Las compañías de tours  te llevaban a los autobuses y, de ahí, a ver lugares de interés. Con el nacimiento de las agencias de viaje online los turistas empezamos a reservar nuestros propios vuelos , alojamiento y organizar las excursiones en base a nuestros gustos, de una forma 100% personalizada.

Este cambio en las bases más arraigadas del sector turístico está transformando a las marcas de viajes en experienciales. Marcas que nos hacen soñar. 

 

ala avion

 

Las agencias de viajes online, que aparecieron en escena con un nuevo modelo de negocio, fueron las primeras en dar la opción a los consumidores de tomar más control sobre sus propias experiencias de viaje, permitiéndoles reservar sus vuelos y hoteles. Gradualmente, a medida que estas compañías comenzaron a comprar más negocios, desde sistemas de reservas de restaurantes hasta plataformas de tours y actividades, se convirtieron en los precursores del modelo experiencial que casi todas las marcas del sector travel ahora aspiran tener.

Airbnb, por ejemplo. Cuando la compañía anunció en noviembre de 2016 que estaba lanzando su propia división de tours y actividades, llamada Airbnb Trips, fue una clara señal de un objetivo más amplio: no solo ser una plataforma donde puede elegir un lugar para dormir, sino también en la que  reservar experiencias en el destino, acceder a contenido curado e incluso encontrar vuelos, restaurantes o servicios de transporte. A principios de este año, Brian Chesky, CEO de AirBnB, dijo que para 2020 espera que más de la mitad de los ingresos de AirBnB provengan de negocios en los que la empresa no opera actualmente. En pocas palabras, AirBnB desea posicionarse como la única marca que un consumidor necesitaría para cada parte de su viaje. Y parece que no está solo en esa búsqueda.

Compañías hoteleras globales como Marriott International, Hyatt Hotels & Resorts y AccorHotels intentan expandirse más allá de por lo que siempre han sido conocidos; sus habitaciones. Ahora trabajan en el desarrollo de  relaciones más directas con sus clientes alentandolos a formar parte de la experiencia global de la marca.

A principios de este año Marriott invirtió en PlacePass, una plataforma de metabúsqueda de tours y actividades. Hyatt desechó su antiguo programa de lealtad y estrenó uno nuevo totalmente centrado en el concepto de experiencias, adquiriendo marcas de bienestar e invirtiendo en alojamientos alternativos en el camino. 

AccorHotels está utilizando sus establecimientos no solo para servir a los residentes, sino también a los locales, con servicios hiperlocales. Un esfuerzo por mantener la marca siempre presente en la mente de los consumidores, estén o no de viaje. Vamos, una experiencia única. 

Las aerolíneas también están tratando de jugar un papel más importante en las experiencias de viaje generales de sus pasajeros. Por ejemplo, SAS Airlines, que creó el programa SAS Dreams. Como parte del programa, la aerolínea invitó a algunos de sus viajeros frecuentes más leales para que acompañaran al jefe de cocina de la aerolínea en un viaje de cinco días a Japón. JaponAdemás de poseer la experiencia de un punto del viaje, ahora las marcas turísticas  también se preocupan por tratar de involucrarse en la resolver la multitud de puntos de contacto que un viajero tiene con las marcas turísticas en todo su Traveller Journey.

Además de ser intermediario, una marca turística tiene que ser un canal a través del cual el consumidor no solo tenga una buena experiencia de viaje, sino también una excelente experiencia desde que piensa en viajar hasta que su viaje acaba y lo conseguimos curando el contenido y aprovechando el big data y la inteligencia artificial para personalizar la experiencia y hacerla mucho mejor y más inteligente.

 

El papel de las redes sociales para turismo_01

 

Nos encontramos en un momento en el que el consumidor puede obtener aquello que desee a golpe de clic.

Diferenciarse de la competencia cada vez es más complicado y las marcas buscan aportar ese valor añadido que consiga que el consumidor se decante por su servicio o su producto en la compra. Es aquí donde entran las experiencias.

Las firmas ya no venden solo productos, venden emociones. Los clientes ya no solo buscan satisfacer una necesidad, quieren más, sentirse especiales. El público al que nos dirigimos busca, compara y se informa.

En el ser humano, la experiencia es la fuente de la que brotan las emociones. Y sabemos que las emociones son uno de los factores que más influyen en las decisiones de compra. Por eso, para diferenciarse, es necesario conectar con el consumidor a través de ellas y no solo vender un estilo de vida del que hablábamos en el primer capítulo. Es decir, ha llegado el momento de trabajar las marcas más allá de contacto con el producto o servicio. Es el momento de convertirlas en experiencias.

Intenta recordar un momento emotivo de tu vida y qué sentiste. A menudo olvidamos las palabras, pero difícilmente olvidamos las emociones que experimentamos en momentos importantes. Hasta tal punto que, pasado el tiempo, podemos volver a reproducirlos casi con la misma intensidad al recordarlos.

 

 

El Branding experiencial

Por eso, el branding experiencial tiene el objetivo de impactar, de crear marcas que se traduzca en fidelidad, en hacerle sentir algo único al consumidor en cualquier punto de su journey para que éste desee repetir la experiencia.

¿Cómo conseguirlo? A través de una mayor implicación. Apelando a sus emociones y sus gustos en todo momento, situando al consumidor en el centro, interesándose por él. Ya no es suficiente conquistar sus oídos. Lo que cuenta es hacerse merecedor de su confianza aportándole algo que nadie más pueda darle.

Ante un mercado saturado de productos y servicios, el branding experiencial trabaja la creación de marcas coherentes, emocionales y cercanas que conecten con el consumidor en todo su proceso de decisión de compra.

 

Recurso 9

 

El consumidor de la era digital solo será conquistado por aquellas empresas que además de un producto o servicio de calidad le ofrezcan una experiencia, una atención dinámica y ágil, pero por sobre todas las cosas le brinden experiencias de vida.

Brindar una vivencia positiva y real a un consumidor es la clave para que el cerebro asocie en el futuro al producto o servicio con la marca y a su vez con la sensación que hayamos querido evocar. Como consecuencia tendremos un alto poder de fidelización, una tasa mucho mayor de nuevos prospectos y una reputación online y offline que te permita destacar ante la competencia.

Para trabajar el branding experiencial primero tienes que conocer muy bien cuál es el territorio en el que se mueve tu negocio. Además, trabajar de forma excelente la relación con tus clientes y su entorno. Trabajar siempre teniendo esto en mente:

 

  • Escuchar y conocer al consumidor. Debemos saber qué le gusta, qué no, qué le preocupa, qué le interesa… Llevar esto a la práctica es posible con herramientas que permitan el análisis de datos y de la escucha activa. Esto nos dará la capacidad de generar un vínculo intenso, profundo y duradero que irá más allá del producto o servicio.

  • Debe existir un diálogo o conversación. Una comunicación bidireccional creará y propiciará un clima idóneo de confianza.

  • Estimular los sentidos despertará la conexión emocional, sensorial, relacional, de percepción o de actuación que se desea. No hay mejor manera de sembrar experiencias que desde la atención, el mimo y el cariño.

  • Ofrecer un trato personalizado, una atención dinámica y humana, y experiencias únicas, harán que el consumidor preste atención y tiempo porque le apetece, le gusta, porque se entretiene y disfruta con lo que obtiene a cambio.

 

Social Plan_Curso_estrategia_social_media_hotel_Inturea_Academy

 

Tags: OH! Tendencias, LEER, lifestyle

Seguro que te interesa...